Friday, 12 January 2007

Amores de Antaño



Qué se puede decir de los amores de antaño que no haya sido dicho ya?
Las palabras, sin embargo, se quedan cortas cuando ya la memoria falsea la veracidad de esos días lejanos y entonces hay que recurrir a la magia de las sombras.
La luz sobre la superficie de plata, en la imagen, es el último reducto de la memoria. En este caso, como en muchos otros, la llegada del otoño a nuestras vidas nos hace creer que lo que hemos vivido lo hemos visto acaso en un sueño. La distancia en el tiempo tiende a deformar lo que recordamos y nos hace olvidar el resto.
Afortunadamente, algunos hemos querido preservar evidencia fehaciente de haber conocido la belleza, en aquellos días hermosos de mil novecientos setenta y cinco.

No comments: