Sunday, 22 August 2010

Adonis Tropicalis









































































Manuel, Lolo para sus amigos, es el personaje que mejor identifica el espíritu de verano en Cádiz. Su presencia es una constante en la vida de la maravillosa playa gaditana. Los regulares de esta playa se identifican de inmediato entre sí, se saben practicantes de la misma religión: la adoración del sol. Lolo, puede decirse, es el sumo sacerdote. Su dedicación a la playa, al sol, a la candente arena, es permanente y sin ambages. La playa es su vicio supremo, su dosis diaria de lo que sea que le entra por los poros.

Dama misteriosa















Esta dama misteriosa de sombrero de ancha ala fue objeto de mi cacería por varias partes de la playa de Cádiz. Su figura enigmática, siempre a solas recorriendo una y otra vez la larga arena, se me hizo un proyecto a realizar. La capturé varias veces y esta es una de mis favoritas.

Pepe el gitano


















Decir que Pepe es un hombre de óptimos modales no alcanza para hacer justicia total sobre este caballero que en las tardes, dejando las riendas del chiringuito que vende cerveza y coca cola en manos de sus familiares, sale a buscar pulpos entre las rocas.

Hombre en la sombra


































Vi a este hombre mañana y tarde durante varios días a ida y vuelta de la playa en Cádiz. Siempre sentado en su silla con la puerta de par en par frente a una calle de barrio. Finalmente una mañana no pude resistir la tentación de pedirle que me dejara tomar su retrato en la misma situación en que pasaba a la sombra los lentos días del verano andaluz.
Muy amable me respondió que sí, que venga vamos...

Al verano siguiente llevé conmigo una copia de este retrato con la intención de entregársela como obsequio. Al pasar por su casa me atreví a tocar a la puerta detrás de la cual estaba siempre sentado durante los días calurosos de julio. La persona que respondió, una vez que le dije el motivo de mi visita, me comunicó que hacía un par de meses había muerto. Le entregué el retrato y seguí rumbo a la playa tratando en vano de justificar el sentido de la fotografía cuando la comparamos con nuestro destino final.

Isaac


















Muchos llegan desde el África Occidental en botes hechos a mano en el patio del vecino. Cientos de ellos nunca arriban con vida a las playas del sur de España. Isaac llegó hace tres años y ahora se gana la vida vendiendo bolsos y pulseras entre los bañistas que pueblan las playas en Cádiz. Es un hombre gentil de hablar pausado que esconde la tristeza de su vida presente tras una amplia sonrisa.

Los dos Lolos

Home away from home

La bajamar

Álbum de familia







































No pude sustraerme al deseo de fotografiar a Ángel. Su dorso y su pecho son dos páginas de un mismo álbum familiar. Se mostró solícito a mi petición de que me dejara fotografiarlo mientras jugaba con su hijo en la playa.

La terraza


















Desde hace ya cuatro años hemos hecho la peregrinación anual a la ciudad de Cádiz. Una vez más nos hemos plantado frente a la cámara en la terraza del apartamento que sirve de base a nuestras visitas y desde allí hemos podido admirar una vez más la belleza de esta ciudad y el cristalino aire con su luz extraordinaria.
Cádiz es siempre una memoria cálida y cercana al corazón. Es su historia, sus callejuelas, sus rincones antiguos y el espíritu humano vivido a través de sus gentes generosas.

Man In Search of an Image