Tuesday, 30 December 2014

End of Year Windows

Siempre me ha llamado la atención las fotografías con misterio. Esta comienza a parecerse a una de ellas. Tiene el espacio negativo que permite ocultar la identidad del sujeto, la sombra, la insinuación del ser vivo transferido a la pared o al fondo.
Como valor agregado vemos aparecer por un lado una tímida manifestación visual como de pene macilento que asoma e impone otra sombra, esta vez desconcertante, al ensamble.
Las sombras nos atraen y repelen porque en ellas nos damos el derecho al sentimiento del miedo.
Esta es tal vez una imagen mutante, de un hombre que sale de casa y va a la tienda a comprar un paquete de cigarrillos. La noche está oscura, etcétera.

Monday, 29 December 2014

Tuesday, 23 December 2014

Thursday, 18 December 2014

The Back of your Head


These two portraits are part of a new series called by the above name.

Wednesday, 17 December 2014

Adam King Sits on the Chair (Before and After his Haircut)




This is my friend, photographer Adam King, who asked me to take a roll of nudes of him. Photographing someone naked is a very intimate endeavor. Someone standing nude in front of you, without it being your intimate partner, could represent a daunting enterprise.
Nakedness allows the first viewer, the photographer, to scrutinize at length the person in front of his eyes. He/she will in turn pass on the image to the general viewer for more unrestrained examination.
I realized the act of standing nude in front of others makes one vulnerable. The act of presenting oneself unprotected - the naked subject – has a strong confessional element attached to it.
It can possibly work both ways, something akin to allow the superfluous to vanish in the presence of real honesty, and the opportunity to recognize a deeper understanding of who we are.

Tuesday, 16 December 2014

The Absolute Beauty of Youth


Many thanks to my dear friend Josh Morgan and Finty-Louise Payne for having had the patience to  stand still for these two portraits, and their visit. Also for providing me with a reminder of the eternal beauty of those blessed by youth.

Two Portraits of Carol Foster


Carol Foster is a well known ceramicist and teacher. Carol and her wonderful work are widely respected in this our seaside town. Just before her birthday a few days ago I asked her if she would sit for a portrait, which she did.

Sunday, 14 December 2014

Fernell Franco, Fotógrafo


                                           Fernell Franco, Cali 1997           ©Lalo Borja

Hace más de cuarenta años un grupo de jóvenes quedamos mudos frente a una serie de imágenes que Fernell Franco mostraba al público en una casona colonial del centro de Cali, llamada Ciudad Solar. Asistíamos a su primera exhibición fotográfica, la primera en lo que sería una larga y distinguida carrera artística.
Sobra añadir que quienes presenciábamos la ópera prima del gran fotógrafo colombiano andábamos a medio alucinar mirando sin poder comprender el alcance de lo que teníamos enfrente: una serie magistral de retratos de prostitutas a manera de retablos, de dípticos monocromáticos de indefinible tristeza.
Para quienes crecimos viendo prostitutas en los barrios del centro, vouyeristas a toda prisa, mientras íbamos y veníamos de la escuela en aquella época, éstas representaron la cara osada de algo que nuestros padres siempre nos advirtieron de evitar: las mujeres de la vida, las putas; seres intocables y que ahora el fotógrafo ponía en el pedestal de plata de la imagen para que las examináramos sin pudor o admiráramos secretamente.
No eran estos rostros los monstruos de la sífilis que teníamos a la vista, eran seres de carne y hueso que se dejaban fotografiar en el ambiente miserable de sus cuchitriles y se enfrentaban a la cámara, a nuestra mirada ávida, con una cierta ingenuidad que no dejaba de sorprender.
Las fotografías de esta serie (1972) son de una factura diferente a las ya famosas del fotógrafo norteamericano E.J. Bellocq, tomadas en Nueva Orleans a principios del siglo xx, pero están esencialmente emparentadas de origen. Las de Bellocq han sido mutiladas, en gran parte para enmascarar la vergüenza del pecado; las de Fernell miran de frente y se dejan fotografiar junto al artista con sincero desparpajo.
No es aventurero afirmar que la modernidad se establece en la fotografía colombiana de la mano de Fernell Franco. Nuestra historia artística fotográfica perteneció eminentemente al retratismo y a manifestaciones naturalistas que correspondían al coletazo de influencia con que había finalizado el siglo anterior.
Fernell Franco llega con una visión limpia y libre de prejuicios  académicos a declarar patrimonio fotográfico aquello que nuestra inhabilidad de abstracción nos mostraba tan sólo como un montón de ladrillos derrumbados.
Habíamos comenzado a ser atropellados por el paso avasallante de la supuesta modernidad urbanizadora que como una aplanadora gigantesca se yergue imponente en la segunda mitad del siglo xx.
Nuestras ciudades cambian apresuradas, la arquitectura colonial desaparece de los grandes centros urbanos y se producen las expansiones hacia la periferia, a tiempo que el narcotráfico se instaura paralelo a moldear otras facetas de una ya apaleada cultura.
Fernell Franco profundiza sobre lo cotidiano para demostrar esclarecido el significado de aquello que se nos escapaba de las manos: la realidad ignorada que él tuvo incalculable valor de preservar visualmente para la posteridad.
De su obra fotográfica, rica en aspectos localistas en su ciudad, Cali, sobresalen la serie “Galladas”, definición en el habla local de pandillas de jóvenes; las series “Bicicletas”, “Interiores” y “Billares”, son muestras que constituyen un sobrio ejemplo de interpretación histórica en una sociedad que abandona presurosa su presente para caer a ciegas en brazos de un futuro incierto.
“Galladas” es una exploración de ciertos aspectos de la vida de barrio en los años setentas, donde muchachos de clases populares aparecen en lo que semeja un eterno domingo en esquinas polvorientas. Posan ataviados con sus mejores prendas: los pantalones de bota acampanada, los zapatos de plataforma harto estrafalarios y la actitud en los rostros que dejan entrever la auto-suficiencia propia de la adolescencia y una timidez entre lánguida y dulce.
Son imágenes que pertenecen a un pasado olvidadizo en la memoria de una ciudad con una muy corta capacidad de mirada retroactiva.
Lo que ha causado gran impacto en Europa y Estados Unidos es indudablemente la serie llamada “Amarrados”, proyecto fotográfico realizado en los mercados locales de pueblos y ciudades que nos muestra la forma como los mercaderes amarran sus productos, sus cajas de mercancía, bien sea para guardarla en la noche o para transportarla con facilidad de un lugar a otro.
El leitmotif presente es un intrincado patrón en el uso de lazos entretejidos protegiendo la mercadería, proyectando la ilusión de ser cuerpos amarrados envueltos en túnicas mortuorias. Tiene todo ello un aire de cadáver insepulto, de cuerpo en reposo previo a la inhumación; nos hablan de una callada violencia en forma de símbolos de sumisión y dominio.
Son en su mayoría, como mucho en la obra de este gran artista, de una belleza lacónica; objetos fotografiados a la sombra de galpones o bodegas de almacenamiento. No hay asomo de alarde ni el llamado a sustituir lo que hay por lo que puede haber: son cajas, bultos amarrados con lazos y cordeles, punto. Son fotografías que sin embargo poseen una fuerza narrativa rayana en lo solemne.
Como todo lo que define el legado creativo de Fernell Franco éstas y muchas otras imágenes nos dejan perplejos porque son de una estética envidiable, por lo simple de su concepción y lo profundo de su ejecución.


Ver más de su trabajo aquí:  

Wednesday, 10 December 2014

Londres (El Anonimato)



Vision

All of a sudden in the studio came the apparition. It materialised in front of the view finder as if from thin air.

Friday, 5 December 2014

John Szarkowski, Photographer, Curator, Critic Extraordinaire, London, 2002

                       John Szarkowski, December 18th, 1925 - July 7th, 2007                   ©Lalo Borja 

Rosemberg Sandoval, Artist, Cali, Colombia 1996

                                                                                                                   ©Lalo Borja

Friday, 28 November 2014

Margo Selby, Textile Designer

Ever since coming to our little town a few years ago, Margo Selby has managed to make her presence felt. Her textile designs, geometric, artistic and wonderfully colourful, have started to appear in many of our homes infusing the grey indoors with the necessary brightness we are denied outdoors.

Thursday, 27 November 2014

Lalo Borja by Neil Brown

I owe this truthful and gutsy portrait to my dear friend and young colleague Neil Brown. He has started a new photographic project using an old brick wall as backdrop and taking portraits of his subjects against it.
It is quite a remarkable shot this one, quite different from the ones my self-portrait practice sometimes yields, and being removed from the creative process it jumps to my eye as a great shot.

Wednesday, 26 November 2014

Friday, 21 November 2014

Robert Mapplethorpe


Durante la primavera y el verano de este año se exhibieron dos grandes muestras del fotógrafo norteamericano Robert Mapplethorpe en París.
Una en el Grand Palais, templo indiscutible de arte donde exhiben el trabajo de aquellos quienes han arribado a la cúspide de su obra; la otra en la Casa Museo Rodin, el estudio residencia del genio escultórico francés.
Estos hechos representan un salto enorme para el neoyorquino, quien ha entrado a formar parte del panteón internacional de artistas reconocidos a nivel mundial.
Durante varios años, a partir de su inmersión en el demi-monde de los clubes clandestinos en callejuelas del puerto de Brooklyn para  documentar prácticas sexuales poco comunes fuera de esa esfera, el fotógrafo comenzó a desarrollar una etiqueta que, si bien es cierto le granjeó un prestigio casi inmediato, también le mantuvo alejado de los grandes museos. Al menos hasta ahora cuando le han abierto las puertas de estos dos reconocidos centros artísticos de Francia.
En Estados Unidos fueron notorias las polémicas por los ataques virulentos de la derecha conservadora en el Congreso ante sus exhibiciones que, a finales de los años ochentas, a tiempo que moría, se mostraron en Washington y en Cincinnatti. En esta última ciudad el comisario de la muestra fue llevado ante los tribunales por contribuir, según los razonamientos de aquella época, al deterioro moral de la conciencia pública al mostrar tales fotografías.
El meollo del asunto, al menos desde el punto de vista político, tenía que ver con el uso de dineros provenientes del fisco para sustentar exhibiciones de un arte considerado “anormal”.
Por otro lado estaban los rigurosos discursos de corte religioso esgrimidos por el partido republicano argumentando la necesidad de que  las imágenes de Mapplethorpe fueran censuradas.
Mapplethorpe se esforzó desde siempre en hacerse artista; trajinando la escultura casera, la manufactura de abalorios y el diseño de atavíos, hasta que finalmente le sonó la flauta por los caminos de la fotografía.
Su salto definitivo a la fama provino de la mano de un mecenas amante y millonario, Sam Wagstaff, quien puso a su disposición amplios fondos que habrían de liberarle de pretéritas angustias monetarias, además de darle entrada al enrarecido mundo social de la élite neoyorquina, una de sus permanentes ambiciones.
A partir de ahí sus retratos de artistas, galeristas, actores y millonarios se hicieron famosos a la par con su propio nombre.
Su transformación de joven desconocido a respetable practicante de arte corrió paralela a la de su joven amiga Patti Smith, poeta y cantante de rock, quien con los años ha llegado a formarse una respectable reputación como fotógrafa.
Uno de los mejores retratos ímtimos de esta pareja de jóvenes luchando por descollar en el arte a partir de los años sesentas puede leerse en la magnífica crónica de su amistad, escrita por Patti Smith bajo el título Just Kids, publicado en 2010, al que fue adjudicado el título ganador por la Sociedad Americana del Libro.
Desde su muerte, acaecida en 1989, su trabajo homoerótico como le llaman a sus retratos y desnudos de hombres, en su gran mayoría afro-americanos, ha sido mostrado en incontables exhibiciones.
Este aspecto singular de su obra ha sido atacado con frecuencia por críticos y analistas de arte quienes le han acusado de usar a hombres de esta minoría racial como objetos de explotación.
De hecho los retratos son en su gran mayoría recuentos fotográficos de hombres de raza negra, de físicos esculturales en los que el espectador puede admirar sin sonrojo las joyas de la corona en todo su esplendor.
Igualmente hay retratos de algunos desnudos de mujeres, en particular de la físico-culturista Lisa Lyons y flores de una contundente belleza.
El artista dijo alguna vez que lo que hacía era llevar ante el ojo público la belleza de esos hombres y la mística homosexual para sustraerla a su posición clandestina y pecaminosa dentro de nuestras sociedades.
Parece que el tiempo y la crítica, finalmente, le han dado la razón.
De igual manera la otra parte de su trabajo artístico, retratos de celebridades e imágenes con motivos cuasi-religiosos, han ocupado las paredes de cuanta galería se respete en ambas orillas del Atlántico.







Sunday, 2 November 2014

Pico de Pájaro



Filoso es el perfil, hermoso el codo
Tersa la piel, de tacto el mármol

Sombras en descenso
Colinas ondulantes

Sinuosa construcción
Perfecta la escultura

Eros forjado en la sintaxis del acero
Ecos de fuego en los juegos del deseo

Fauces abiertas te reclaman
El cálido temblor de la entrepierna

Pico de pájaro
Duro es el perfil de tu osamenta
Dientes de luz en los cristales

Dice la noche su adiós
De sábanas exhaustas
Mientras duerme el deseo
Su intensa muerte pasajera