Wednesday, 31 December 2008

Enrique Buenaventura




















Enrique Buenaventura, Cali 1982 ©Lalo Borja

Bien parece que la desaparición física (Cali, Dic 31-05) de Don Enrique Buenaventura no ha disminuido en lo más mínimo su estatura artística e intelectual en el panorama colombiano. Sus escritos han sido catalogados, sus pinturas reproducidas, sus conferencias analizadas, sus montajes re-editados. El único gran teatro Municipal de Cali lleva ahora su nombre. Finalmente se le reconoce como el genio que fue en vida. Este aspecto habla más de la negligencia oficial que de la envergadura de sus logros en vida. Nada se le dio gratuito, todo lo obtuvo por fuerza del mérito, la inteligencia y el tesón, aun después de muerto.
En uno de sus poemas leemos:

"Estuve tan cerca de la victoria
que me vi perdido.
Presentí mi calavera laureada
Pero vino a salvarme la derrota"

Enrique Buenaventura fue un aventurero en todo lo que inició: desde su juventud como marinero, hasta su vejez al frente de uno de los movimientos teatrales más dinámicos y quijotescos que se tenga memoria en Colombia. Enrique Buenaventura fundó a fuerza de su espíritu el Teatro Experimental de Cali (TEC) a principios de los años sesentas y se mantuvo al pie del mismo contra viento y marea, en tiempos benévolos y aguaceros tormentosos.
"Yo nací en medio de un incendio", le escuché decir alguna vez en medio de whiskies, en casa de Pedro Rey. Pienso que esta frase lo define mejor que todas las sentencias escritas post-mortem. Su causa es la de titanes que enfrentan la vida con una felicidad y una fe inextinguible. Así se hizo actor, dramaturgo, poeta, crítico, pintor y excelso director de teatro. Así habremos de recordarle aquellos que tenemos la fortuna de llevar en la memoria su tono de voz pausado, lleno de sabiduría y humor.
Desde esta distancia sólo me resta repetir tu saludo predilecto, allí donde estés, "Mi querido my dear".

No comments: