Sunday, 11 January 2009

Del tiempo nadie escapa


















La fotografía es un gran espejo. Quizá el espejo más inflexible y brutal de todos cuantos puedan existir. Nadie escapa de su mirada frontal y sin perdón. La fotografía es el tiempo condensado en millones de instantes que habrán de convertirse en un bloque gigantesco que traduce nuestra vida a una simple imagen y que habrá de mostrarnos, en toda su crudeza, que estamos hechos de partículas deleznables de tiempo.
Mi amigo, el crítico de arte Carlos Jiménez, escribe desde Madrid un mensaje veraz y admonitorio: "...nunca olvides que la muerte no está delante de la cámara: esta en la cámara"; refiriéndose a la función del escrutinio fotográfico a partir de esa caja de memorias inútiles, efímeras y en últimas potencialmente trascendentales, que usamos aquellos quienes hemos hecho de la imagen -la persecución de imágenes- nuestro objetivo.
La distancia cronológica de estas dos imágenes está medida en 30 años. La medición emocional y vivencial es imposible de imaginar. En este lapso, porque todo no es más que eso, he visto mi vida desarrollarse y transformarse mucho más allá de lo que el rostro ajado por los años pueda mostrar. He visto morir mis padres y mi hermano menor. He visto muchas lunas llenas y oscuras noches. He visto el nacimiento de mis dos hijas y mi hijo; he viajado, deambulado, amado, sufrido y engordado. Y he aumentado mi archivo en más de treinta mil negativos. Negativos que hablan de lo que he visto y vivido.
La foto de arriba fue tomada por Laura, madre de Sahara, mi hija mayor, antes que ésta naciera. Treinta años después esa hija nacida en 1981, ha viajado a Inglaterra a retomar la imagen que reside en la distancia inasible de los años, para re-editar el paso del tiempo.
Y así sucesivamente. Es el "tiempo circular", que tanto obsesionó a Jorge Luis Borges.

2 comments:

larraz said...

Hermoso documento. Demoledor pensar que la muerte está dentro de la cámara, algo que suelo tener presente cuando fotografío a los míos. La última retrospectiva de García Alix en España se llama "De donde no se vuelve". Me parece un título perfecto.

Ana de la Serna said...

Precioso post y magnifica idea!! Treintamil negativos!! G U A U