Thursday, 18 December 2008

La mirada profunda de Fernell Franco


















Fernell Franco, Cali 1997 ©Lalo Borja


El 2 de enero de 2006, a la edad de 63 años, el fotógrafo colombiano
Fernell Franco murió de un paro cardiaco, justo cuando su arte
empezaba a recibir reconocimiento internacional. El año anterior su
obra había sido admirada en Buenos Aires y Madrid.
En Cali, su ciudad adoptiva, media docena de sitios repartidos entre
galerías, museos y universidades habían celebrado su talento con una
gran exposición múltiple. Con anterioridad y de manera esporádica,
Berlín, México y La Habana habían sido ya testigos de su talante
visionario.
Muchos llegaron a pensar que su trabajo en el que invirtió la mayor
parte de 40 años de continua labor, dispersa entre fotografía
callejera, periodismo y publicidad, habría de quedar en el olvido como
quedan muchas de las realizaciones de artistas soñadores en el
trópico.
Afortunadamente no ha sido así. La Universidad de Harvard a través del Centro David Rockefeller para Estudios Latinoamericanos, está invirtiendo el dinero necesario para que la obra fotográfica de Fernell Franco no quede en el olvido. Con los fondos proporcionados por esta institución se están preservando y catalogando los archivos. Además se está subvencionando el establecimiento y mantenimiento de la Fundación Fernell Franco en la ciudad de Cali, administrada por Vanessa Franco, su hija; y Martha Izquierdo, su viuda.
Una vez logrado este propósito la Fundación Fernell Franco podrá disponer dónde exhibir el trabajo y cómo mantener el perfil necesario para su crecimiento y la difusión del trabajo fotográfico de este gran artista.
Son cerca de 45 mil negativos que están siendo digitalizados para
luego ser expuestos al público internacional a través de exhibiciones,
publicaciones y divulgación cultural por lo alto.
Su trayectoria es una constante en ascenso; desde sus inicios en la
humilde profesión de mensajero de laboratorio, a fotógrafo público, a
reportero gráfico y fotógrafo de publicidad -donde su genio está
apenas siendo reconocido- llegaremos finalmente a la esencia de su
trabajo artístico.
Es allí donde brilla la mirada profunda de este hombre que en vida
buscó la sobriedad de su visión en un cuarto oscuro a solas con sus
negativos. De éstos se puede deducir que aquello que impulsaba su obra
no era más que la casi imposible tarea de preservar los cambios
sociales, culturales y arquitectónicos de una ciudad en un flujo
vertiginoso de expansión.
La obra de este fotógrafo nos muestra aspectos ignorados de un país ya
desconocido para muchos, a partir del examen de una ciudad en su
taxonomía de una arquitectura tradicional en vías de extinción; en el
registro de la transición de su folclore urbano adormilado, hacia una
modernidad mal entendida. Allí vemos retratados los rituales de barrio
en la serie "Galladas", su estudio de bandas de adolescentes en
polvorientas esquinas que empezaban a ser sacudidas por el terremoto
del narcotráfico y la alucinación del dinero fácil.
No menos importante es su serie silenciosa, profundamente
influenciada por la violencia de un país convulsionado,
titulada "Amarrados", donde la carga simbólica está representada
por grandes bultos atados con sogas en los mercados de pueblos
y ciudades en Colombia.
Ha sido la crítica de arte y curadora María Iovino quien mejor ha
definido este aspecto de su obra:
"En las imágenes de Franco se desentrañan la relación férrea y
desconfiada que se tiene con lo poco o con lo mucho que se posee en
los países en conflicto; la dramática inestabilidad con respecto al
lugar en que se habita; el misterio, la sobreposición de apañamientos
y de soluciones de urgencia que ocultan lo que ha registrado la
memoria; y el sentido lúgubre que imparte aún a las manifestaciones de
la celebración una historia marcada por el avasallamiento del más
débil y por la diferencia extrema"













Imagen sacada de la serie "Amarrados"















De la serie "Galladas"

http://www.drclas.harvard.edu/revista
http://dintev.univalle.edu.co/cvisaacs/fernell/index.htm

1 comment:

Juan Calle said...

Lalo que hermoso regalo de Navidad. Te quiero contar que Fernell justamente murió en ese momemto en que empezaba como tu bien lo dices a ser reconocido. La ultima vez que hablamos fue en la inaguracion de una expsicion que hice 1 año antes en Cali. Sin duda alguna Fernell fué el fotógrafo más importante de la segunda mitad del siglo XX en Colombia. Un Abrazo, Juan