Sunday, 5 December 2010

Guillermo y Tomás Correa


















A veces la nostalgia me llega por entregas trimestrales y este mensaje escrito en los cuadernos del recuerdo no podría ser la excepción. Memo Correa, mi más viejo amigo, accede a posar con su hijo Tomás cuando éste andaba en sus dieciocho años y no había tomado el rumbo de la música. Memo, viejo zorro, arquitecto en esa Cali congestionada y caótica de nuestros mil novecientos noventas, aparece con su apacible semblante de Buda bajo el toque protector de la mano de su hijo, mientras funge de fotógrafo en la otrora casa materna del barrio San Fernando.
Quince o dieciseís años separan esta imagen de este dialogo a solas hoy domingo en Inglaterra.

No comments: