Monday, 30 April 2012

Francesca Woodman

El legado artístico de Francesca Woodman es un legado fotográfico de gran poderío existencial, filosófico y artístico, producido por una joven que se dedicó a crear una obra portentosa entre su adolescencia y los veintidós años, edad en que decide quitarse la vida por mano propia.
El autorretrato es una danza privada, un canto de melodía interna, un destello personal que responde a espejos interiores cuyo reflejo el artista ignora pero se empeña con denuedo en interpretar.
El resultado es casi siempre una alusión a fuerzas dispersas que pugnan por salir a flote en la representación física de una muda poesía espiritual.
El trabajo fotográfico de Francesca Woodman, (1958-1981) su tragedia al terminar su vida que apenas empezaba a germinar, es a partir de la fuerza interpretativa de su angustia un canto de alabanza a sirenas invisibles. Serían éstas las que en últimas terminarían por hacer de la joven artista una víctima más del hechizo de sus cantos.
Sus autorretratos son de una fuerza convincente y los produjo a un ritmo imparable desde muchas perspectivas. Ella se separa del mundo por voluntad propia en razón de asistir al auto-descubrimiento de su esencia artística.
Todo lo que produce en los pocos años que anteceden su muerte está relacionado con su situación frente al mundo: su posición como artista, su vulnerabilidad en cuanto mujer, su respuesta intuitiva a aquello que perturba su ser, es incesante su búsqueda en cada obra que concibe.
En los escasos libros que existieron hasta hace pocos años, y en la gran cantidad de información que ha empezado a aparecer a raiz de la muestra actual en la Fundación Guggenheim de Nueva York (Marzo 16-Junio 13, 2012) asistimos atónitos a un testamento artístico poseso de una madurez alucinante. 
El espíritu existe antes que el objeto en su obra pero le es imposible separarse del todo. En ella vemos a la artista en variaciones interminables sobre un mismo tema; nunca aburridas, siempre interesantes por la continuada respuesta artística a los interrogantes que plantea la forma.
La muestra está sustentada por 120 obras de época y exhibe sus trabajos primarios de estudiante en el Instituto de Diseño de Rhode Island hasta sus tardíos experimentos antes de su muerte en la ciudad de Nueva York en 1981.

1 comment:

Karuna Clayton said...

I would be interested to know what you have written!! One of my favorite artists - beautiful and hunting work